Llega el buen tiempo y todo el mundo espera el verano para lucir el mejor tipo. La cuenta atrás para la «operación bikini» significa para muchos practicar ejercicio físico y dieta sana en poco menos de un mes. Pero ¡ojo! no todas las dietas son sanas. Sobre todo aquellas dietas de moda que suelen aparecer como la respuesta a tus plegarias: adelgazar mucho en poco tiempo.

Si quieres formarte en dieta deportiva, echa un vistazo a nuestro Máster en Nutrición Deportiva + Máster en Suplementación Deportiva y Dopaje. Estos estudios te capacitarán para saber qué tipo de alimentación se necesita en cada tipo de entrenamiento según su intensidad.

Evita estas 5 dietas de moda

Si bien es cierto que ha aumentado el interés por la alimentación sana, también lo es la aparición dietas de moda o dietas milagro. Este tipo de dietas suelen tener poca o ninguna base científica, de modo que pueden incluso perjudicar la salud de las personas. Identificarlas es fácil. Suelen estar promocionadas por algún famoso y prometer retos imposibles.

Tal y como apunta la Asociación Británica de Dietética (BDA, por sus siglas en inglés), actualmente son cinco las dietas que se deben evitar a toda costa. Estas son la dieta alcalina, la dieta crudivegana, la cetogénica, la pioppi y la dieta conocida por la modelo Katie Price, basada en suplementos nutricionales.

Veamos por qué los expertos recomiendan evitar estas cinco dietas de moda:

Dieta Alcalina, unas de las más populares

Las espinacas, el apio, los guisantes, las pipas de calabaza y muchos más alimentos completan la lista de los llamados alimentos alcalinos y bajos en acidez. Esta lista está en boca de muchos famosos, de la talla de Madonna, Victoria Becham o Gwyneth Paltrow porque creen que el pH de los alimentos ayuda a reducir problemas de salud.

Sin embargo, desde BDA advierten del fraude que supone cualquier dieta basada solamente en estos alimentos. Lo cierto es que esta dieta, y todos sus defensores, se basan en la falta de conocimiento de nuestra fisiología: el pH de estos alimentos puede modificar nuestro pH de la orina, y no de la sangre.

De modo que es posible que comer este tipo de alimentos nos ayude a bajar de peso. Pero solamente será porque no comemos alimentos procesados, en ningún caso por el pH de los alimentos, tal y como afirman.

Dieta crudivegana: solo vegetales crudos

Esta dieta sostiene que la mejor forma de bajar de peso es alimentándose de vegetales crudos. A pesar de que suelen ser los más saludables, no hay ninguna razón de peso para pensar que los alimentos crudos son más sanos que cocinados.

Es más, tal y como señala la asociación de expertos ingleses, hay ciertos alimentos que son más nutritivos cocinados. De modo que tampoco se consigue adelgazar solamente alimentándose de vegetales crudos, incluso puede ser perjudicial a largo plazo si no se establece una buena planificación nutricional.

Por otro lado, los alimentos veganos suelen tener las mismas calorías que las comidas no veganas. De modo que tampoco se sostiene que por seguir una dieta así se vaya a bajar de peso.

Plan cetogénico, dieta famosa por su efectividad

Esta es una de las dietas de moda más populares. Consiste en seguir una alimentación baja en carbohidratos, proteínas y alta en alimentos grasos.

Cuando nuestro organismo solo ingiere, en su mayoría, alimentos grasos los utiliza como fuente principal de energía. En consecuencia, aumentan los niveles de cetonas en el cuerpo. Según los expertos en nutrición este tipo de alimentación ayuda a controlar el hambre y, por lo tanto, el peso.

Lo cierto es que es una de las dietas populares que mejor resultados ofrece. No perjudica gravemente a la salud y, efectivamente, se consigue adelgazar. Sin embargo, alertan que es efectiva a corto plazo pero es complicado mantenerla por más tiempo. Este tipo de alimentación discrimina grupos de alimentos, lo cual significa que no se ingieren todos los nutrientes necesarios tan importantes para nuestro organismo.

Dieta Pioppi, dieta mediterránea sin alimentos mediterráneos

Los expertos no recomiendan seguir esta dieta ya que se basa en un consumo bajo de carbohidratos y una ingesta elevada de alimentos grasos.

Lo cierto es que esta dieta se origina en un pueblo italiano considerado como la cuna de la dieta mediterránea. Sin embargo, prohíbe la pasta, el arroz y el pan. También critican que este tipo de dieta promueva la ingesta de coco y sus derivados y el ayuno de 24 horas semanal.

Dieta Katie Price, basada en suplementos nutricionales

El núcleo central de esta dieta de moda son los batidos que sustituyen todas las comidas del día. Se trata de productos que suprimen el apetito, lo cual no es muy recomendable.

La BDA advierte que estas dietas milagro se basan en la proteína de suero de leche, un ingrediente que representa un coste muy bajo para este tipo de empresas, que buscan maximizar sus ganancias.

En definitiva, la dieta sana es aquella basada en la alimentación variada. Por ello, la dieta mediterránea, en su totalidad, es la que los expertos ven con buenos ojos. Es una alimentación equilibrada, basada en aceite de oliva, verduras, fruta, pescado y cereales. Todo lo que necesitamos para que nuestro organismo funcione correctamente.