La tendencia healthy ha supuesto un cambio en el estilo de vida de la sociedad. Con los años, se ha ido tomando consciencia sobre la importancia de realizar algún tipo de deporte. Por este motivo, cada vez son más las personas que empiezan a realizar ejercicio físico por su cuenta. Practicar deporte es saludable, pero si no se hace siguiendo las pautas o recomendaciones de un especialista, puede repercutir negativamente a nuestra salud física. Una de las consecuencias es sufrir lesiones deportivas, como el esguince de rodilla o de tobillo.

Hoy vamos a analizar cuáles son las lesiones deportivas más habituales y sus síntomas.

Lesiones deportivas más comunes

Calambres

Los calambres son espasmos involuntarios que se producen en un músculo durante o después de la práctica de ejercicio. El músculo se contrae y endurece repentinamente y no es posible relajarlo al instante. Debemos estirar el músculo suavemente hasta que ceda.

Los calambres se asocian sobretodo a la falta de estiramientos antes de practicar deporte y al esfuerzo excesivo. Otras causas pueden ser la deshidratación, la exposición a climas muy extremos o un nivel demasiado bajo de azúcar en sangre. Si sufrimos un calambre, notaremos dolor y espasmos en el músculo que se ha contraído. El daño suele remitirse en cuestión de minutos, aunque si el calambre ha sido muy intenso, el músculo puede estar sensible durante 24 horas. Aunque cualquier músculo de nuestro cuerpo puede sufrir un calambre, los más propensos a padecerlo son los cuádriceps, los isquiotibiales y las pantorrillas.

Esguinces

El esguince es una lesión deportiva muy común que se produce como resultado de un movimiento brusco y afecta a los ligamentos de una articulación. Los más comunes son el esguince de rodilla y de tobillo, y deben tratarse por un especialista para evitar posibles recaídas. Los principales síntomas son dolor, inflamación y limitación de movimiento. Pero dependiendo de la gravedad del esguince, puede ser necesario tratamiento quirúrgico.

Desgarros

El desgarro es una lesión que sucede cuando el tejido de un músculo o tendón se estira o se rompe. Los síntomas de esta distinción o rotura son los calambres, la dificultad de movimiento, la hinchazón y los espasmos musculares. Se debe acudir a un especialista para tratar esta lesión y conocer el nivel de gravedad.

Luxaciones

Esta lesión es una dislocación del hueso, es decir, provoca que el extremo del hueso se salga de su posición habitual. La padecen sobretodo personas que practican deportes de contacto, ya que las causas más frecuentes son los golpes y las caídas, Los síntomas de una luxación o dislocación son dolores muy intensos e inmovilidad. Este tipo de lesiones se producen normalmente en hombros, cadera, codo y rodilla.

Fisioterapeuta especializado en lesiones deportivas

Si quieres aprender más sobre lesiones deportivas, descubre nuestra doble titulación Máster en Fisioterapia + Máster en Lesiones Deportivas. Esta formación te permitirá estudiar las deficiencias físicas y lesiones de cada paciente, y una vez analizadas, podrás programar un tratamiento de rehabilitación y recuperación para ayudarle a reanudar su actividad física de forma gradual. El fisioterapeuta no solo se encarga de los tratamientos, también asesora a los deportistas, tanto profesionales como amateurs. Este profesional orienta, prepara y evalúa el estado físico de sus pacientes para que puedan practicar deporte sin sufrir ningún riesgo.